La guerra comercial de Trump y sus consecuencias

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Gran corredor!

Siete consecuencias del agravamiento de la guerra comercial entre EEUU y China

En mayo de 2020 se produjo un agravamiento de la guerra comercial entre EEUU y China. Los observadores señalan que el conflicto tiene consecuencias no solo para las economías de estos países, sino también para toda la comunidad internacional. El diario ruso Vesti Finance destaca siete consecuencias de la tensa situación entre Washington y Pekín.

  • Nuevos aranceles y restricciones comerciales mutuas

El presidente de EEUU, Donald Trump, ordenó el 10 de mayo de 2020 elevar los aranceles a las importaciones chinas por un valor de 300.000 millones de dólares.

Por su parte, el gigante asiático puso en marcha nuevos aranceles a las mercancías de EEUU por valor de 60.000 millones de dólares el 1 de junio.

Junto con estas decisiones puede llegar una nueva oleada de restricciones mutuas entre las dos potencias, opinan los analistas del diario.

  • Una reducción significativa del crecimiento económico mundial

Los expertos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) pronostican que el crecimiento económico en China y Estados Unidos puede ser en promedio un 0,2-0,3% más bajo en 2021 y 2022, si los países no dejan de imponer los aranceles que socavan la previsión del crecimiento económico mundial.

Esta es la tasa de crecimiento más baja de la economía mundial desde 2020.

Según el informe, el año que viene la economía mundial mostrará un resultado de crecimiento ligeramente superior al 3,4%, pero siempre que EEUU y China renuncien a los aranceles anunciados en mayo.

  • Un acercamiento más rápido entre China y Rusia

Moscú y Pekín destacan la coincidencia de sus posiciones en muchos problemas internacionales y el crecimiento del comercio. Además, los dos países tienen actualmente un adversario geopolítico común: Estados Unidos, señala el diario.

En el ámbito de la cooperación internacional, Rusia y China acordaron que «se opondrían al dictado político y al chantaje monetario en el comercio internacional y la cooperación económica, condenando el deseo de los países individuales de adjudicarse el derecho de determinar la factibilidad y los parámetros aceptables de la cooperación legal entre otros Estados, y también manipular las demandas del régimen mundial de no proliferación para presionar a los países indeseables».

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Gran corredor!

Durante el Foro Económico de San Petersburgo, está previsto firmar 30 acuerdos de cooperación entre empresas y organizaciones de Rusia y China.

  • Agravamiento de la ‘guerra tecnológica’

El enfrentamiento comercial entre Estados Unidos y China afecta el campo de las tecnologías y las grandes empresas de ambos países.

Una de las mayores perturbaciones en este ámbito se produjo cuando Trump incluyó el gigante tecnológico chino Huawei en su lista negra. Este paso hizo que varias compañías grandes cesaran la cooperación con Huawei, incluida Google.

Los expertos pronostican que en el futuro otras compañías también pueden ser víctimas de unas prohibiciones similares.

  • Auge de la xenofobia

Anteriormente, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China emitió una advertencia a sus ciudadanos que planeaban trabajar, estudiar o viajar a Estados Unidos, avisando de que el país estadounidense ha impuesto restricciones a las visas de estudiantes chinos.

  • Agravamiento de la situación geopolítica en Asía Pacífico

Se trata en particular de Taiwán, cuya independencia no es reconocida por China. Estados Unidos planea venderle armas a este país por unos 2.000 millones de dólares.

Dado que el gigante asiático considera a Taiwán como su territorio. Esta intención provocó una reacción negativa de los líderes del país.

Además, también existe una disputa territorial en el mar de China Meridional. El país asiático reclama su territorio y se opone a que EEUU y sus aliados realicen maniobras cerca de las islas.

  • Fortaleciendo los intentos de EEUU de debilitar la influencia de China en otros países

El 18 de febrero, el presidente Trump estableció la meta de derrotar a los Gobiernos de Venezuela, Nicaragua y Cuba.

China planeaba construir un canal en Nicaragua. Sin embargo, algunas protestas frustraron dichos planes.

Paralelamente, Estados Unidos está tratando de aumentar el comercio y la inversión en África y expulsar a China de la región, señala el medio.

Haciendo clic en «Publicar» da su consentimiento para que recopilemos los datos que figuran en su cuenta de Facebook con el objetivo de permitirle comentar en nuestra web desde dicha cuenta. Para obtener más información sobre cómo tratamos sus datos puede revisar nuestra Política de privacidad.

Si desea retirar su consentimiento, elimine todos sus comentarios.

Todos los comentarios

en respuesta a ( Mostrar comentario Ocultar comentario)
Noticias
  • 11:44 GMT Medidas anticoronavirus dejarían sin medios de sustento a 1.600 millones de personas
  • 11:38 GMT Desarticulan en Rusia un grupo de contrabando multimillonario de metales preciosos
  • 11:26 GMT Madrid cerrará el 1 de mayo su mayor hospital de campaña contra COVID-19
  • 11:21 GMT La Corte Suprema de Rusia recomienda a los juzgados «hacer justicia por Internet»
  • 11:16 GMT AMLO, un gigante político con grandes desafíos pendientes

Todas las noticias

Te podría gustar
Multimedia

El registro y la autorización del usuario en las páginas web de Sputnik a través de una o varias cuentas implica la aceptación de las siguientes reglas y condiciones de uso.

El usuario se compromete a respetar la legislación nacional e internacional, a dirigirse de forma respetuosa a los demás participantes en los foros, a los otros lectores, así como a las personas mencionadas en las noticias y reportajes.

La administración se reserva el derecho a eliminar los comentarios realizados en otro idioma distinto al usado en el contenido principal del material presentado.

Los comentarios publicados por los usuarios en todas las versiones de la web sputniknews.com pueden ser editados.

El comentario del usuario será eliminado si:

  • no se corresponde con la materia comentada;
  • incita al odio, la discriminación racial, étnica, religiosa, social, sexual o menoscaba los derechos de las minorías;
  • viola los derechos de los menores, pudiéndoles provocar daños de cualquier índole, en especial morales;
  • contiene ideas de carácter extremista y terrorista o que inciten a cometer acciones ilegales;
  • contiene insultos, amenazas contra otros usuarios, individuos u organizaciones, denigra la dignidad o perjudica su reputación comercial;
  • contiene insultos o mensajes que expresan una falta de respeto al personal que trabaja en Sputnik;
  • viola la privacidad, divulga datos personales de terceros sin su consentimiento, revela secretos sobre la correspondencia particular;
  • contiene descripciones o hace referencia a escenas de violencia y crueldad hacia los animales;
  • contiene informaciones sobre métodos de suicidio o incita a cometerlo;
  • persigue objetivos comerciales, contiene publicidad engañosa, propaganda política ilegal o enlaces hacia otros recursos ‘online’ que contengan tales informaciones;
  • promueve productos o servicios de terceros sin la debida autorización;
  • contiene lenguaje ofensivo y obscenidades;
  • contiene correo no deseado («spam»), promueve el envío de estos mensajes o servicios de correo masivo y recursos para ganar dinero en Internet;
  • promueve el consumo de narcóticos o sustancias psicotrópicas, contiene informaciones sobre su producción y utilización;
  • contiene enlaces a virus u otro software dañino;
  • forma parte de acciones de movilización, en las que se envían grandes volúmenes de comentarios con contenido idéntico o similar («flash mob»);
  • el autor envía un gran número de mensajes incoherentes, cuyo significado sea difícil o, incluso, imposible de entender («flood»);
  • el autor viola las reglas de comportamiento en internet, mostrando un comportamiento agresivo, humillante o abusivo («trolling»);
  • el autor del mensaje no acata las reglas básicas del lenguaje y su texto contiene en su mayoría letras mayúsculas o no tiene los espacios correspondientes entre palabras, por ejemplo.

La administración tiene derecho a bloquear el acceso del usuario a la página o a eliminar su cuenta sin previo aviso en caso de una violación de las normas de publicación de comentarios o si en sus acciones existen indicios de violencia.

El usuario puede iniciar la recuperación del acceso a su cuenta enviando un mail a la siguiente dirección: [email protected]

El mensaje debe contener:

  • Asunto: Restauración de la cuenta/desbloqueo del acceso
  • Nombre de acceso del usuario
  • Las explicaciones sobre el motivo de las acciones que acabaron en una violación de las reglas y en el consiguiente bloqueo.

La restauración de la cuenta o el desbloqueo del acceso se efectuarán sólo si los moderadores lo consideran adecuado.

En caso de violación reiterada de las condiciones de uso y un nuevo bloqueo, el acceso del usuario no podrá ser restaurado y, en consecuencia, el bloqueo será definitivo.

Qué es una guerra comercial, cuáles son sus armas y quiénes son sus principales víctimas

Comparte esta actualización en

Estos son vínculos a páginas externas y abrirán en una nueva ventana

Copiar el vínculo

Estos son vínculos a páginas externas y abrirán en una nueva ventana

En las guerras comerciales, se dispara con aranceles y se bombardea con cuotas de importaciones.

Son tan antiguas como el propio comercio internacional, pero las guerras comerciales siguen siendo un asunto de poderosas repercusiones en la actualidad.

Más con la la entrada en vigor este 1 de junio del aumento de los aranceles a las importaciones a Estados Unidos de acero en un 25% y de un 10% en el aluminio de México, Canadá y la Unión Europea.

Trump aseguró en un inicio que se trataba de una medida que obedecía a razones de seguridad nacional y que la industria asociada a esos metales había sufrido durante los gobiernos anteriores por las «injustas» políticas de importación existentes.

«No tomamos estas acciones por elección, sino por necesidad», dijo ante miembros de su gabinete y trabajadores de la industria metalúrgica estadounidense.

Previo a la entrada en vigor, la posibilidad de que la medida dispare una guerra comercial ha alertado a muchos especialistas.

Sin ir más lejos, la Unión Europea, segunda exportadora del acero que se consume en Estados Unidos, anunció en marzo pasado que estaba dispuesta a imponer medidas similares sobre las motocicletas Harley-Davidson, el bourbon, la mantequilla de maní y los pantalones Levi’s.

Pero ¿qué es una guerra comercial, cuáles son sus formas de acción y cuáles sus consecuencias?

¿Qué es una guerra comercial?

Barry Eichengreen, profesor de Economía y Ciencias Políticas de la Universidad de California explica que una guerra comercial comienza cuando un país toma acciones para restringir la entrada de uno o varios productos de importación de otra nación o de un grupo de naciones determinado.

Puede ir, afirma, desde subir los aranceles hasta la prohibición de toda la importación de un producto.

«Como consecuencia, las naciones afectadas adoptan regulaciones similares en represalia que, posiblemente, provoquen nuevas medidas por parte del primer país», señala a BBC Mundo.

Sin embargo, Simon Lester, investigador del Center for Trade Policy Studies, un centro de estudios de comercio internacional con sede en Washington, considera que el de «guerra comercial» resulta un «término muy problemático», que puede significar muchas cosas a la vez.

De acuerdo con el especialista, se trata, en realidad, de un amplio rango de conflictos comerciales, que pueden ir desde una simple limitación para la importación de un producto hasta una disputa política por una razón económica entre dos o más naciones.

«Yo particularmente, trato de evitarlo porque cubre un amplio rango de disputas», sostiene en diálogo con BBC Mundo.

¿Cómo se «combate» en una guerra comercial?

Raj Bhala, profesor de la Universidad de Kansas (Estados Unidos) especializado en la legislación del comercio internacional, explica que las formas en que actúan los países implicados en estas disputas dependen del alcance de las medidas que generaron el conflicto.

«En fechas recientes hemos oído hablar de productos como el acero y el aluminio, pero hay que tener en cuenta que los sectores afectados pueden ir desde bienes hasta servicios o incluso propiedad intelectual«, comenta a BBC Mundo.

Lester, por su parte, señala que este tipo de disputa suele tener varias fases y puede llevar a una «escalada de tensiones».

«Es una especie de acción-reacción-acción-reacción entre los países», agrega.

«En 1930, por ejemplo, el Congreso de Estados Unidos subió los aranceles a determinados productos y muchos países respondieron subiendo los impuestos también. Fue en los inicios de la Gran Depresión y probablemente la hizo mucho peor», considera.

Bill Reinsch, quien fuera presidente del Consejo Nacional de Comercio Exterior de Estados Unidos, asegura a BBC Mundo que la forma en la que actúan las naciones durante una disputa de este tipo se basa en «ataques comerciales» de «acciones compensatorias».

«Es una especie de ojo por ojo y diente por diente: yo te voy a hacer lo equivalente a lo que tú me hiciste a mí y si tú me haces más, yo haré lo posible por hacerte miserable y hacerte más de lo que tú me hiciste a mí», comenta el también experto del Center for Strategic and International Studies, un centro de estudios globales con sede en Washington.

Sin embargo, el presidente de Estados Unidos considera que la decisión obedece a que su país sufre de un «comercio injusto» sus competidores y que las nuevas medidas garantizarán una mayor paridad en los intercambios comerciales y reducirá los déficits.

Our Steel and Aluminum industries (and many others) have been decimated by decades of unfair trade and bad policy with countries from around the world. We must not let our country, companies and workers be taken advantage of any longer. We want free, fair and SMART TRADE!

Final de la publicación de Twitter número de @realDonaldTrump

«Nuestras industrias de acero y aluminio (y muchas otras) han sido diezmadas durante décadas por el comercio injusto y la mala política con los países del mundo. No podemos permitir que se sigan aprovechando de nuestra nación o nuestras empresas. ¡Queremos un comercio libre, justo e INTELIGENTE!», escribió en Twitter.

¿Cuáles son las principales «armas» que se utilizan en estas guerras?

«Básicamente, hay dos: la principal son los aranceles, que son impuestos a las importaciones, y las cuotas de importaciones, que son límites a la cantidad de determinados productos que se puede importar», señala el experto del Center for Trade Policy Studies.

Añade que, en dependencia de las regulaciones, son posibles también restructuraciones en las políticas de gobierno respecto al país que impuso las medidas.

«Lo otro es que, como pasó durante la crisis de 1930, puede comenzar con un producto y luego extenderse a muchos otros como respuesta y agravar o conducir a una crisis económica«, sostiene.

Reinsch, por su parte, señala que menos común, es utilizar un sistema regulatorio o medidas proteccionistas, que, en su opinión, buscan enmascarar las represalias.

«Un ejemplo: cuando la Unión Europea prohibió la importación de pollo clorado porque no consideran que cumplía los estándares sanitarios de la comunidad para muchos, fue visto como una manera de controlar la entrada del pollo estadounidense, que era muy competitivo en ese mercado», señala.

¿Cuáles son sus consecuencias y quiénes son los principales afectados?

«El resultado más directo es el aumento de los precios: los consumidores tendrán que pagar más por el mismo producto«, señala Simon Lester desde el Center for Trade Policy Studies.

«Si una empresa alemana, por ejemplo, vende carros en Estados Unidos y debe pagar aranceles más elevados para la importación de ese producto, tiene dos posibilidades, o asumir el costo o subirlo para que sea pagado por el que lo compre. Y generalmente, suele pasar lo segundo», detalla.

Lo mismo sucede con los exportadores.

De acuerdo con el profesor de la Universidad de California, este tipo de disputas comerciales conducen a la interrupción del comercio y de las cadenas de suministro globales, lo que daña la rentabilidad de las empresas que importan insumos y exportan productos.

Pero los analistas aseguran que las meras amenazas de una guerra comercial también tienen su impacto negativo en el mercado de valores.

«Uno de los principales reflejos es su impacto en la bolsa, dado que los inversores se ponen nerviosos, cuando ven en esto un síntoma de inseguridad. Entonces, caen los valores y también, la confianza del consumidor y de los usuarios», señala el especialista del Centro para los Estudios Estratégicos e Internacionales.

La Casa Blanca, no obstante, desestimó que la medida puede implicar una subida de los precios y consideró que, en cambio, puede llevar a una consolidación de las industrias nacionales y a la generación de empleos.

¿Son realmente «buenas» y «fáciles de ganar»?

Tras las críticas al anuncio de la subida a los aranceles del aluminio y el acero, el presidente Trump aseguró en un tuit que las guerras comerciales eran «buenas y fáciles de ganar».

La directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, respondió que «nadie gana» en una guerra comercial y vaticinó que un nuevo conflicto de este tipo dañaría el crecimiento económico global.

Los especialistas consultados por BBC Mundo coinciden en que los resultados de una disputa de este tipo son generalmente negativos.

«El 99,9% de los economistas cree que las guerras comerciales perjudican económicamente a los países beligerantes y que, como resultado, todos los países pierden», apunta Barry Eichengreen.

Por su parte, el expresidente del Consejo Nacional de Comercio Exterior de Estados Unidos opina que tampoco cree que sean fáciles de ganar.

«A través de la historia hemos visto que cuando algún país toma medidas restrictivas para la importación de ciertos productos, es difícil que los países afectados no respondan. Y esto puede llevar a que más productos se vean afectados. Sinceramente, no veo ningún ganador en estas disputas», afirma.

¿Cuáles son las consecuencias de una guerra comercial entre EEUU y China?

Fotografía Nicolas Asfouri / AFP

Destacadas
No lo estamos haciendo bien para rescatar la economía
Por Miguel Ignacio Purroy
Ser médico en pandemia
Por Samir Kabbabe
Coronavirus en Guayaquil, el epicentro
Por Indira Rojas
Te puede interesar
La paz con Kim y la guerra con el resto
Por Rafael Rojas
Los más leídos

Los más visto del día

El viernes 15 de junio de 2020, Estados Unidos anunció que impondrá un arancel de 25% sobre 1.300 bienes provenientes de China , cuya importación vale alrededor de 50.000 millones de dólares. La Casa Blanca comunicó que la decisión busca evitar la “transferencia injusta” de tecnología hacia el país asiático, en detrimento de la producción y el mercado laboral estadounidense. En una declaración, el gobierno chino divulgó que responderá aplicando medidas arancelarias de similar “escala y fuerza”; sin embargo, afirmaron que mantienen su “firme oposición” a una guerra comercial.

Este conflicto inició el 8 de marzo de 2020, cuando Estados Unidos fijó una tributación adicional sobre las importaciones de aluminio y acero. Esta decisión generó la protesta de la Unión Europea (UE), institución que denunció a EE.UU. y a China ante la Organización Mundial del Comercio (OMC). A juicio de la UE, Trump está aplicando una política “proteccionista” y China “socava las leyes de propiedad intelectual”. Posteriormente, Trump decidió suspender la aplicación de la medida sobre importaciones provenientes de Europa y del resto de Norteamérica .

El 22 de marzo, Trump solicitó a la Oficina del Representante Comercial de EE.UU. (USTR) que presentara una propuesta arancelaria sobre productos chinos, lo que causó que el gobierno de Pekín estableciera aranceles sobre 128 productos estadounidenses y demandara a EE.UU. en la OMC. El 3 de abril, la USTR publicó una lista con 1.333 productos importados desde China para que fuesen evaluados por la Casa Blanca.

Economistas de destacada trayectoria se han pronunciado en las últimas semanas respecto a la dirección comercial anunciada por Trump. En general la preocupación de los especialistas se centra en que la imposición de tarifas encarecen, es decir elevan, los precios de los bienes importados a Estados Unidos; y cuando estos aranceles son seguidos por una retaliación de otros países, como China, Canadá y la Unión Europea, ocurrirá lo mismo con los bienes exportados. Desatándose un circulo vicioso en el que la protección a un número reducido de productores, y trabajadores, es acompañada por una reducción del comercio global, una disrupción en las cadenas de bienes intermedios y en pérdida de poder adquisitivo de los consumidores en general. A efectos prácticos, una guerra comercial entre las economías más grandes del mundo podría comprometer tanto la estabilidad como el crecimiento de la economía global.

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, ya había advertido en abril que una guerra arancelaria podría “desgarrar” al sistema global. Reafirmó su preocupación sobre el impacto que tendrían el déficit fiscal y el proteccionismo estadounidense: “ Sería serio, no solo si los Estados Unidos tomara acción, pero especialmente si otros países fueran a retaliar, notablemente aquellos que se verían más afectados, como Canadá, Europa y Alemania en particular”.

El 4 de junio Larry Summers, expresidente de Harvard y Secretario del Tesoro para el gobierno de Bill Clinton, criticó la agresiva política comercial de Trump a la que calificó de “carente de objetivos bien definidos” . Summers cuestionó que el presidente piense que una guerra arancelaria sea algo “fácil de ganar”.

Paul Krugman, galardonado con el Nobel de Economía en 2008, considera que Trump emplea la flexibilidad ejecutiva que el sistema de comercio internacional le permite, para elevar barreras comerciales sin una justificación razonable , remarcando que el presidente “impone aranceles argumentando seguridad nacional, en un contexto donde tal cosa no tiene sentido”. El economista considera que no hay mucho rédito político en enfrentar a Canadá, China y Europa.

Gary Cohn, exjefe de operaciones de Goldman Sachs, y exasesor económico de la Casa Blanca, se retiró de su posición dentro del equipo de Trump el 7 de marzo, precisamente por desacuerdos con la política arancelaria del presidente. En un evento con el Washington Post el 13 de junio , Cohn remarcó que una lucha arancelaria “borraría todas las ganancias obtenidas por la reforma de impuestos” y terminaría por inhibir a los negocios y firmas estadounidenses.

Noah Smith, profesor de finanzas de la Universidad Stony Brook y columnista de Bloomberg, critica que el asesor económico de Trump, Peter Navarro, declare que la política proteccionista del presidente ayuda a los trabajadores estadounidenses cuando no hay evidencia sólida de que el anuncio de aranceles impacte en la reactivación de la industria manufacturera . Más preocupante, los aranceles pueden afectar directamente a plantas estadounidenses al elevar sus costos de bienes intermedios, y eso sin contar la retaliación que pueden tomar otras naciones. “La beligerancia de nuestro presidente no ha sido acompañada de inteligencia. Desafortunadamente son los trabajadores y consumidores americanos quienes pagarán por ello”, explica Smith.

Por su parte, el economista Tyler Cowen, profesor de la Universidad George Mason y cofundador del blog Marginal Revolution, permanece optimista respecto a los prospectos del libre comercio a largo plazo . Cowen considera que la creciente interconectividad entre países y personas en todo el mundo, ayudada por el avance tecnológico, genera las bases para una profundización de las relaciones comerciales; y que el establecimiento de esas conexiones superará cualquier impacto de una lucha arancelaria.

El efecto contraproducente de tarifas es una de la áreas en la que hay fuerte consenso entre los economistas, con recientes encuestas reafirmando esa postura. A finales de 2020, el panel de economistas de la escuela Booth de la Universidad de Chicago respondió de forma unánime en contra de la imposición de tarifas . Reuters reportó que en un sondeo a 60 economistas, 80% consideró que la imposición de tarifas será más perjudicial que benéfica. Es difícil pensar que la política arancelaria anunciada por Trump hará mucho en cambiar esa tendencia.

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Gran corredor!

Like this post? Please share to your friends:
Opciones binarias: ¿por dónde empezar?
Deja un comentario

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: