Coronavirus podría provocar crisis financiera como en 2008

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Gran corredor!

El BCE alerta de que el coronavirus puede provocar una gran crisis financiera como la de 2008 «si no se toman medidas urgentes en Europa»

El impacto del coronavirus en la economía europea podría provocar «una gran crisis financiera como la de 2008», según ha asegurado la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, a los líderes europeos en una vídeoconferencia esta pasada madrugada. La única forma de evitar un escenario así, según Lagarde, pasa por «una respuesta urgente y coordinada» a los efectos del brote de los países miembros de la Unión Europea.

La presidenta del BCE hizo esta advertencia a los lídes europeos en el consejo extraordinario celebrado el martes por la noche para tratar de buscar una respuesta conjunta a la crisis del coronavirus. Lagarde lanzó esta alerta en una reunión donde se acordó la creación de un fondo de 25.000 millones de euros destinado a asegurar el funcionamiento de los sistemas sanitarios, la liquidez de pymes y evitar consecuencias negativas en el empleo, según anunció posteriormente la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. Sin embargo, el fondo de Bruselas no incluye un paquete de medidas fiscales de estímulo, al que se habrían opuesto varios países encabezados por Alemania, según Financial Times.

Lagarde incidió en la necesidad de que los 27 se coordinen para dar una respuesta rápida a los efectos del coronavirus en la economía, asegurando que, de lo contrario, «Europa vivirá un escenario que a muchos nos recordará a la Gran Crisis Financiera de 2008», según una fuente presente en la reunión en declaraciones recogidas por Bloomberg.

La presidenta del BCE aseguró que la institución monetaria de la eurozona está trabajando en la puesta en marcha de herramientas para apoyar a la economía europea ante el impacto del brote. Además, dio a entender que algunas de esas medidas podrían anunciarse este jueves, tras la reunión del Consejo de Gobierno del BCE.

En concreto, Lagarde hizo alusión a la necesidad de facilitar el acceso a financiación de bajo coste para asegurar que la liquidez y el crédito que reciben las empresas afectadas. Además, ha advertido de que esas herramientas no tendrán el efecto deseado si los 27 no aprueban en sus respectivos países medidas que garanticen el flujo de crédito a las empresas que están sufriendo el impacto del coronavirus.

El BCE podría anunciar este jueves además una nueva bajada de tipos de interés, como ha hecho esta mañana el Banco de Inglaterra o como ya anunció la semana pasada la Reserva Federal de EEUU, o inyecciones de liquidez para las empresas, que podrían realizarse a través de un nuevo tramo del programa de flexibilización cuantitativa.

Coronavirus en Argentina: en los países emergentes, la pandemia será como la crisis de 2008

A medida que el capital huye de los mercados emergentes, esos países están absorbiendo el shock económico más potente por la pandemia.

Las calles vacías de Buenos Aires. Crédito. Ronaldo Schemidt/Agencia France-Presse – Getty Images

de The New York Times International Weekly

La hipoxia silenciosa, una consecuencia letal del coronavirus que ataca sin que el paciente lo sepa

Coronavirus y clima: El laboratorio que descubrió el calentamiento global tiene buenas y malas noticias

Oxford avanza con la vacuna contra el coronavirus que funcionó en monos

¿Sirve la desinfección generalizada para matar el Coronavirus? Está en debate.

Si te enfermás en la cuarentena ¿Qué no puede faltar en tu botiquín?

Por Peter S. Goodman, Daniel Politi, Suhasini Raj, Lynsey Chutel y Abdi Latif Dahir

En Nueva Delhi, una vendedora de frutas cuyas ventas se han reducido a la mitad ahora diluye la leche que les da a sus cinco hijos. En el centro de Turquía, una empresa que ofrece paseos en globos aerostáticos para turistas mandó a sus 49 empleados a un descanso indefinido y redujo su salario a la mitad.

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Gran corredor!

En Manila, un barman que trabaja en una línea internacional de cruceros está anclado en casa, y se pregunta si sus ahorros alcanzarán hasta que el buque pueda regresar al mar. En Johannesburgo, una madre que se gana la vida trenzando el cabello de sus clientes regresa a casa con las manos vacías.

También en Buenos Aires, un chofer de taxi recorre las calles desiertas en busca de pasajeros, temeroso de contraer el coronavirus, pero todavía más aterrado de perder su taxi si no puede hacer los pagos respectivos.

“No sé qué voy a hacer”, dijo. “Esta situación está totalmente fuera de mis manos”.

Coronavirus en Estados Unidos: se disparan los pedidos para acceder al subsidio por desempleo

Ahora que la pandemia de coronavirus ha puesto a la economía global en un sorprendente estado de suspenso, los países más vulnerables del mundo sufren daños cada vez más intensos. Las empresas, a falta de ventas, tienen que despedir a sus empleados. Los hogares que no cuentan con ingresos suficientes gastan a cuentagotas en alimentos. Los inversionistas internacionales abandonan los llamados mercados emergentes a un ritmo no visto desde la crisis financiera de 2008, con lo que provocan una disminución en el valor de las monedas y obligan a las personas a pagar más por bienes importados como alimentos y combustible.

“Será igual de malo, o quizá incluso peor, que la crisis financiera global para los mercados emergentes”, afirmó Per Hammarlund, estratega principal para mercados emergentes del Grupo SEB, un banco de inversiones globales con sede en Estocolmo. “El panorama es sombrío”.

Algunos trabajadores desinfectan el complejo de templos Prambanan, que permanece cerrado al público, en Yogyakarta, Indonesia, el martes 17 de marzo de 2020. (Ulet Ifansasti/The New York Times)

También es una amenaza para el porvenir global. Los mercados emergentes representan el 60 por ciento de la economía mundial en términos de poder adquisitivo, según el Fondo Monetario Internacional. Una ralentización en los países en desarrollo se traduce en una ralentización del planeta.

Desde el sur de Asia hasta África y América Latina, la pandemia confronta a los países en desarrollo con una emergencia de salud pública combinada con una crisis económica, y cada una agrava los efectos de la otra. Las mismas fuerzas actúan también en las naciones ricas. Sin embargo, en los países pobres, donde miles de millones de personas viven al borde de la calamidad incluso en épocas de bonanza, los peligros se amplifican.

Coronavirus en EE.UU.: Empleados “aterrados” de los correos privados van a trabajar enfermos

Esto ocurre justo en un momento en que muchos gobiernos tienen una deuda que limita su capacidad de ayudar a los más necesitados. Desde 2007, la deuda total pública y privada en los mercados emergentes se ha multiplicado de alrededor del 70 por ciento de la producción económica anual al 165 por ciento, según Oxford Economics.

La pandemia ha disparado una marcada salida de inversiones internacionales de los mercados emergentes, en busca de la seguridad de los bonos del gobierno de Estados Unidos.

Apenas el año pasado, un grupo de más de veinte mercados emergentes, como China, India, Sudáfrica y Brasil, recibieron flujos de inversión de 79.000 millones de dólares, según el Instituto de Finanzas Internacionales. Durante los dos últimos meses, una inversión neta de 70.000 millones de dólares salió de esos países.

Un repartidor en una bicicleta a lo largo de la Avenida 9 de Julio..(Foto de Ronaldo SCHEMIDT / AFP)

Ese cambio ha reavivado el temor de que algunos países se deslicen hacia la insolvencia y no puedan cumplir sus obligaciones de pago, en especial Argentina, Turquía y Sudáfrica.

“La velocidad es sorprendente”, señaló Sergi Lanao, economista jefe adjunto del instituto. “Quienes ya eran vulnerables antes, definitivamente enfrentan una situación de lo más complicada”.

La mayoría de los economistas dan por hecho que ya nos encontramos en una recesión mundial, una recesión sincronizada que castiga a los países de manera indiscriminada y transforma las fortalezas económicas tradicionales en vulnerabilidades alarmantes.

En mecas turísticas como Tailandia, Indonesia, Turquía y Sudáfrica, la imposición efectiva de una cuarentena mundial bien podría provocar el desempleo masivo en industrias como la hotelera, la restaurantera y la turística.

Casi un millón de niños se quedan atrás en Venezuela mientras los padres emigran

La interrupción de la industria en todo el planeta ha disminuido de manera drástica la demanda de materias primas, lo que ha golpeado a los productores de cobre como Chile, Perú, la República Democrática del Congo y Zambia, además de a los productores de zinc como Brasil e India. Los exportadores de petróleo son especialmente susceptibles a la recesión ahora que los precios permanecen bajos, situación que genera presión en Colombia, Argelia, Mozambique, Irak, Nigeria y México.

México ya se encontraba en una recesión, y muchos de sus empleos dependen de la producción de bienes para Estados Unidos, que ahora ha aplicado un verdadero cierre de emergencia.

En las naciones ricas se han ordenado cuarentenas, mientras que los gobiernos y los bancos centrales han liberado billones de dólares en gasto y crédito para limitar el daño económico. Pero no ocurre lo mismo en los países pobres, donde las familias de los barrios pobres viven hacinadas, por lo que sería imposible aplicar una cuarentena. Quienes sobreviven gracias a la chatarra de metal que encuentran en los basureros podrían morir de hambre si se quedan en casa.

“Algunos de estos países realizarán desagradables experimentos en la vida real, sin intentar detener las consecuencias, porque ni siquiera creo que puedan controlarlo”, comentó Gabriel Sterne, director de investigación macroeconómica de mercados emergentes en Oxford Economics. “En un gueto de Soweto, ¿cómo puedes aislarte? Las consecuencias sociales de la muerte entre los más débiles y los ancianos sencillamente serán monstruosas”.

Coronavirus: ¿puede la vida urbana sobrevivir a la pandemia?

India, un país de 1300 millones de personas, parece muy expuesto, con todo y que el número oficial de casos de coronavirus parece reducido. El martes, el primer ministro de India, Narendra Modi, declaró un cierre nacional con el propósito de evitar la diseminación del virus.

Una tarde reciente, en una calle que conduce a la principal estación de ferrocarril de Nueva Delhi, las personas que vendían en las banquetas enfrentaron un cambio peligroso: las calles estaban vacías.

Hender, de 60 años, que se dedica a bolear zapatos, dormía al lado de la calle, con la cabeza apoyada en la bolsa de tela en la que guarda los aditamentos que necesita para su trabajo. Antes del coronavirus, ganaba unas 400 rupias (alrededor de cinco dólares) al día. Ahora gana 100 rupias.

Incluso antes del brote, India sufría una desaceleración económica. El gobierno de Modi no ha generado los empleos prometidos y ha habido acusaciones de que maquilló los libros oficiales para ocultar las dimensiones reales del desempleo.

Para responder a los lamentos sobre la decepcionante economía, Modi ha avivado el nacionalismo hindú. La policía se ha aliado con las mafias hindúes en conflictos sangrientos con la minoría musulmana. Ninguno de estos problemas se aligerará en medio de una catástrofe de salud pública combinada con un desempleo masivo.

El coronavirus arrastra a los EE.UU. y a China a una lucha de poder global

“Habría que tener una fe ciega para decir que India no atraviesa una recesión masiva”, opinó Swati Dhingra, economista de la Escuela de Economía de Londres. “Ahora, aparece otra fuerza importante, una que golpeará de manera asimétrica a los pobres. Podría tener consecuencias realmente terribles”.

Argentina se encontraba en peligro antes de la pandemia. Su moneda, el peso, perdió más de dos tercios de su valor en 2020 y 2020, y la inflación se disparó por encima del 50 por ciento. Su economía se contrajo un dos por ciento el año pasado, como continuación de un deslizamiento prolongado de la fortuna del país. La deuda del gobierno llegó a cerca del 90 por ciento de la producción anual, una señal alarmante de peligro.

El nuevo gobierno, encabezado por el presidente Alberto Fernández, enfrenta un problema aritmético casi imposible: ¿será posible eliminar los recortes impopulares a programas como becas en efectivo para los hogares pobres sin ahuyentar a los inversionistas internacionales y acelerar el éxodo de dinero? ¿Cómo podría el gobierno aumentar el gasto y pagar los 57.000 millones de dólares que recibió en préstamo del Fondo Monetario Internacional (FMI)?

La semana pasada, la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, dio muestras de flexibilidad. En una declaración por escrito, citó la pandemia cuando declaró que era necesario una “cancelación sustancial de la deuda de los acreedores privados de Argentina”.

Sin embargo, el peligro aumentaba. La moneda bajó otro seis por ciento con respecto al dólar este año. Al parecer, la pobreza se agravará, por lo que serán necesarios recursos públicos.

“Es difícil pensar que Argentina pueda obtener financiamiento de alguna parte”, comentó Maria Castiglioni Cotter, directora de la consultora C&T Asesores Económicos, en Buenos Aires. No obstante, “el gobierno debe aumentar el gasto público”, añadió, o corre el “riesgo de un colapso total”.

En Turquía, las empresas están saturadas de deuda, gran parte en moneda extranjera. Las deudas se deben a que el presidente Recep Tayyip Erdogan ha buscado crecer a toda costa. Encarceló a sus enemigos e incautó sus bienes, mientras que protegió a quienes han obtenido préstamos para financiar monumentos a su destreza, como un nuevo aeropuerto en Estambul.

En años recientes, los inversionistas han sacado su dinero, por lo que la lira turca se ha desplomado y varias empresas están al borde de la quiebra. La pandemia bien podría atizar de nuevo esa crisis. La moneda turca ha bajado un diez por ciento desde enero. El turismo, que representa alrededor de una décima parte de la economía turca, ha quedado diezmado.

Detener la economía de China fue difícil. Reiniciarla es más difícil.

En Capadocia, un paisaje de estupendas formaciones rocosas cónicas, Deniz Turgut, de 37 años, uno de los propietarios de Butterfly Balloons, solo ha visto un flujo continuo de gastos al tiempo que se desvanecen sus ganancias.

El año pasado, la empresa trasladó a alrededor de 20.000 turistas en globos aerostáticos. En febrero, la empresa solo tuvo 43 clientes, menos que sus 49 empleados. De mala gana, Turgut envió a sus trabajadores a casa.

“No sabemos cuándo pasará esta situación”, se lamentó.

Antes de la pandemia, Sudáfrica estaba en apuros; su economía estaba en recesión y la tasa de desempleo superaba el 29 por ciento. Desde la aparición de la pandemia, la moneda de Sudáfrica se ha sumido más de un 20 por ciento, lo que ha elevado los precios de los bienes.

Siphilisiwe Nyathi, quien se gana la vida trenzando cabello, se ha visto obligada a hacer un gasto adicional para rentar un sillón en un salón de belleza de Johannesburgo. Las extensiones de cabello importadas de China también cuestan más.

En un buen sábado, por lo regular gana 2000 rand (unos 112 dólares). El sábado pasado, no ganó nada. Pagó el pasaje para tomar el minibús abarrotado de su casa, en un barrio de ingresos mixtos, a la ciudad, casi a una hora de distancia. Se pasó el día en la acera tratando de atraer clientes, pero no convenció a ninguno.

“Estamos estancados en esta situación”, dijo. “No sabemos qué hacer”.

En Manila, Reynaldo Tating, de 57 años, está en casa a su pesar.

Al igual que millones de filipinos que trabajan en el extranjero en industrias variadas, desde servicios de salud hasta hospitalidad, por lo regular pasa ocho meses del año navegando el mundo en cruceros, preparando cócteles para turistas internacionales.

Ahora, le preocupa que su patrón, un importante operador de cruceros, vaya a la quiebra.

“No sé si podremos retomar nuestros empleos”, se lamentó. “O si todavía tenemos trabajo”.

Jason Gutiérrez colaboró con este reportaje.

c.2020 The New York Times Company

El coronavirus podría provocar la peor recesión de la historia moderna

Su alcance dependerá de las medidas que tomen gobiernos, bancos centrales e instituciones internacionales, y de la duración de la crisis sanitaria.

Más de 3.000 millones de personas están en cuarentena en el mundo.

En pocas semanas, el coronavirus y el confinamiento de millones de personas que causó casi han aniquilado la economía mundial, hasta el punto de que algunos economistas prevén la recesión más violenta de la historia moderna, quizás peor que la Gran Depresión de los años treinta del siglo XX. Esta irá además acompañada de una disparada del desempleo. Su alcance dependerá de las medidas que tomen gobiernos, bancos centrales e instituciones internacionales, y de la duración de la crisis sanitaria.

¿RECESIÓN O DEPRESIÓN?

«Las economías del G20 sufrirán un golpe sin precedentes en la primera parte del año y se contraerán en 2020 antes de repuntar en 2021», predicen los economistas de la agencia de calificación Moody’s. El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Ángel Gurría, estimó en la BBC que la economía mundial sufrirá «durante años».

Lea: (Vea el mapa interactivo de la propagación del Coronavirus por el mundo)

Es probable que la crisis actual sea más grave que la de 2008, ya que esta vez afecta no sólo al sistema financiero sino a toda la economía, con un colapso de la producción y por tanto de la oferta, y también de la demanda, debido a los millones de personas confinadas.

Lea: (Las medidas de aislamiento podrían volverse más duras)

El transporte, el turismo y la distribución se han visto particularmente afectados, aunque algunos sectores están mejorando: los productos farmacéuticos, la industria de equipo médico y productos sanitarios, la alimentación y el comercio en línea.

Según Moody’s, los países del G20 deberían sufrir colectivamente una contracción del 0,5% de su Producto Interior Bruto (PIB) este año. En Estados Unidos, será de -2% y en la zona euro de -2,2%. Se espera que China crezca un 3,3%, un ritmo muy débil para ese país, añade la agencia.

Para Estados Unidos, Goldman Sachs pronostica un año 2020 a -3,8% y el Deutsche Bank predice la peor contracción de la economía estadounidense desde «al menos la Segunda Guerra Mundial». En Europa, el ministro de Economía alemán habló de una recesión de «al menos» un 5% en 2020 en Alemania y para Francia, Moody’s prevé un -1,4%, mientras que Nuno Fernandes, profesor de la escuela de negocios IESE, predice un -2% en 2020, basándose en un escenario en que la crisis sanitaria termine en junio. Para el Reino Unido, KPMG ve una caída ligeramente más severa del 2,6%, pero esto podría duplicarse si la pandemia dura hasta el final del verano.

DESEMPLEO

En la zona euro, con una normativa laboral más protectora, el gabinete Capital Economics prevé que el desempleo se dispare hasta el 12% a finales de junio, «revirtiendo así siete años de progresos», aunque en la segunda mitad del año debería registrarse una recuperación.

En el Reino Unido y Estados Unidos, estas tasas se encuentran actualmente en niveles históricamente bajos gracias al auge de la «uberización» o empleos precarios. En Estados Unidos, donde los empleados pueden ser fácilmente despedidos, los economistas predicen un aumento vertiginoso del número de desempleados: de 1 a 3 millones de personas tal vez tan pronto como este jueves. James Bullard, presidente de la Reserva Federal, incluso dijo en una entrevista con Bloomberg que el desempleo podría dispararse al 30% en los próximos meses.

INFLACIÓN

La epidemia de coronavirus está causando mucha incertidumbre sobre la evolución de los precios, entre los riesgos de depresión económica y de deflación si la demanda se derrumba de forma prolongada, pero con algunas presiones inflacionistas si las monedas se devalúan, si hay escasez, etc. Las tasas de inflación son, en cualquier caso, bajas por el momento y, en general, inferiores a los objetivos de los bancos centrales, en particular en el Reino Unido.

DEUDA

En el Reino Unido, Carl Emmerson del Instituto de Estudios Fiscales (IFS) explica que la deuda de casi el 90% del PIB es actualmente alta pero que alcanzó «casi el 260% después de la Segunda Guerra Mundial».

El déficit de las cuentas públicas era recientemente algo menos del 2%, ya que los conservadores convirtieron su control en regla fiscal. Había subido al 10% durante la crisis financiera de 2008.

La deuda y los déficits deberían ser, en cualquier caso, la menor de las preocupaciones de los gobiernos en este momento, especialmente porque las tasas de financiación son históricamente bajas, afirma Jonathan Portes, profesor de economía en el King’s College de Londres. Además, parecen haber dejado de lado por el momento todas las doctrinas de la ortodoxia presupuestaria al anunciar planes de estímulo por valor de billones de dólares.

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Gran corredor!

Like this post? Please share to your friends:
Opciones binarias: ¿por dónde empezar?
Deja un comentario

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: